El funeral del marido de Cèline Dion ha demostrado que la diva tenía ganas de show